Especial Verano: Tour Merzouga Grauito

Qué hacer en Marruecos: Los 8 increíbles lugares que debes visitar

Marruecos esconde ciudades con medinas que atrapan al visitante, paisajes naturales sorprendentes y un rico patrimonio cultural. Descubre en este artículo, a modo de introducción, qué hacer en Marruecos y comienza a preparar tu próximo viaje. ¡Te aseguro que te enamorarás de este país!

1. Marrakech, la ciudad más animada

Marrakech es una parada imprescindible en cualquier viaje a Marruecos. Fundada en 1062 por los almorávides, esta ciudad ha sido capital del reino en varias ocasiones a lo largo de la historia, y por buenas razones. Marrakech, conocida como la Ciudad Roja, es la más meridional de las grandes ciudades marroquíes. Su ubicación, cercana al Sahara y alejada de Europa, la convirtió en un punto de paso privilegiado para caravanas bereberes y un campamento militar que terminó siendo capital.

Si hay algo que no puedes perderte en Marrakech, es su Medina. Este corazón de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad, es un laberinto de calles bulliciosas llenas de comerciantes, artesanos, mezquitas, palacios y murallas. Perderse por sus callejuelas es la mejor manera de conocer este increíble lugar.

Además de la Medina, Marrakech tiene otros muchos atractivos como el Palacio de la Bahía, la Mezquita Koutoubia y los Jardines de la Menara. Visitando Marrakech, entenderás por qué para muchas personas es la ciudad más bonita de Marruecos.

2. Fez, la capital cultural

En el corazón de Marruecos, en la ruta que une Rabat y Argel, se encuentra Fez, la denominada capital cultural del país. Fez ha sido capital de Marruecos en varias ocasiones a lo largo de los siglos, lo que le ha dejado un legado histórico impresionante. Para visitar Fez necesitarás al menos dos o tres días, ya que cuenta con un importante legado declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El principal referente de Fez es su medina, Fez-el-Bali, un gran barrio medieval del siglo IX que cuenta con un entramado de 9.000 calles donde perderse es lo más habitual. Está considerada el área peatonal más grande del mundo.

Los atractivos de Fez son innumerables: la mezquita Al Karaouine, la madrasa Attarine, el Palacio Real, los diferentes zocos, las puertas de la ciudad, las fuentes… Además, desde Fez podrás adentrarte en el desierto de Merzouga para pasar una noche en una jaima, otra cosa más que hacer en Marruecos.

3. Meknès, la bella desconocida

Meknès, o Mequinez, está a solo 60 kilómetros al oeste de Fez, camino de Rabat. Fue capital entre 1672 y 1727, y su legado arquitectónico y urbanístico le ha valido la declaración de Patrimonio de la Humanidad. El sultán Mulay Ismaíl estableció la capitalidad en Meknès y ordenó diseñar una ciudad a su antojo, con 40 kilómetros de murallas, palacetes y puertas impresionantes.

A diferencia del resto de ciudades imperiales, Meknès es más tranquila. Su medina es mucho más digerible para el visitante que las de Marrakech o Fez. Pero si hay algo que impacta, es la Puerta Bab el-Mansour, de 1732 y considerada una de las más bonitas del mundo. Meknès te sorprenderá con su calma y belleza.

4. Rabat, la capital de Marruecos

Rabat es la capital de Marruecos desde 1912, cuando comenzó el Protectorado francés de Marruecos. Aunque es la capital del país y tiene el atractivo del océano Atlántico, Rabat es menos turística que las demás ciudades imperiales, lo cual le da un encanto especial.

Rabat combina antigüedad y modernidad. Si te preguntas qué hacer en Marruecos, su principal monumento es la Torre Hassan, un minarete del siglo XII que estaba destinado a ser la torre más alta del mundo islámico. A su lado, el mausoleo de Mohammed V, panteón real de mármol blanco donde reposan los restos de este y de Hassan II, padre del actual rey. La Kasbah de los Udayas y la medina, con sus famosas murallas, son también dos lugares de especial interés en la capital marroquí.

5. La Mezquita de Casablanca

Si sigues preguntándote qué hacer Marruecos, Casablanca sigue siendo una opción moderna y cosmopolita, pero su joya más impresionante es la Mezquita de Hassan II. Esta mezquita es la más majestuosa de Marruecos y la segunda más grande del mundo, después de la de La Meca. Con un minarete de 200 metros que incluye un rayo láser apuntando hacia la ciudad santa, esta mezquita es realmente impresionante.

La Mezquita de Hassan II es la única en Marruecos que permite la entrada a los no musulmanes, ofreciendo una oportunidad única para adentrarse en un lugar tan insigne para el islam. Además, su ubicación junto al mar le da un toque especial.

6. Ksar de Ait Ben Haddou

Uno de los lugares más mágicos de Marruecos es el ksar de Ait Ben Haddou. Un ksar es una ciudad fortificada, común en la zona sur del país. En su interior, Ait Ben Haddou esconde laberínticas calles y edificios de materiales tradicionales como el adobe, la madera y la paja. Este lugar ha sido escenario de innumerables películas y series, como «Lawrence de Arabia», «Gladiator» y «Juego de Tronos».

Visitar el ksar de Ait Ben Haddou es además una genial idea para hacer algunas de las rutas más conocidas, como la Ruta de las Mil Kasbahs, la tradicional construcción marroquí de adobe tan común por esta zona.

7. Chefchaouen, el pueblo azul de Marruecos

Situada en el interior de la zona norte de Marruecos, en las estribaciones del Rif, la pequeña ciudad de Chefchaouen o Chauen conserva la fisonomía medieval de sus calles al pie de las montañas. Esta población perteneció al Protectorado español de Marruecos y parte de su población habla castellano.

Chefchaouen se ha ganado el sobrenombre del pueblo azul de Marruecos, gracias a sus casas azuladas que dan un aire pintoresco a la ciudad, y a su encantadora medina. Este lugar es ideal para pasear tranquilamente y disfrutar del ambiente relajado y las vistas impresionantes.

Para un recorrido personalizado por Chefchaouen, ¡contáctanos y organiza tu viaje!

8. Essaouira, la meca del surf

Essaouira, también conocida como Esauira, es un histórico puerto atlántico convertido hoy en la meca del windsurf gracias a sus majestuosas playas. Sin embargo, la ciudad conserva su legado histórico y su encanto portuario, con una hermosa medina mucho más relajada que la de las grandes ciudades.

El ambiente bohemio de Essaouira y sus hermosas playas la convierten en un destino ideal tanto para los amantes del surf como para aquellos que buscan relajarse y disfrutar de la tranquilidad. Además, la ciudad ofrece una rica gastronomía basada en pescados y mariscos frescos.

Conclusión sobre qué hacer en Marruecos

Si esta introducción sobre qué hacer en Marruecos te ha abierto el apetito, no dudes en seguir explorando y planificando tu viaje. Marruecos es un país lleno de contrastes y belleza, donde cada ciudad y cada rincón tienen algo especial que ofrecer. Desde las bulliciosas medinas hasta los tranquilos paisajes del desierto, hay algo para todos los gustos.

Para aquellos que desean una experiencia más personalizada y única, y aún no tienen del todo claro qué hacer en Marruecos, qué sepáis que ofrecemos viajes personalizados a Marruecos, adaptados a tus intereses y preferencias. ¡Contáctanos y comienza a planear el viaje de tus sueños a Marruecos hoy mismo!

Recursos adicionales:

Visita nuestro Instagram para conocer otros lugares increíbles para visitar: Instagram

¿Buscas un seguro de viajes? Te dejamos el mejor de todos: Itai Seguros

Tabla de contenido